Especialistas en Derecho Penal
  • Dirección

    Bogotá, Colombia

  • Contáctanos

    +571-312 462 25 27

  • Correo electrónico @

    Info@lilianagutierrez.com

  • Contáctanos

Entre Duque y Petro

Se han escrito muchas cuartillas con análisis de diversas tendencias ideológicas y políticas sobre los resultados de las elecciones en la primera vuelta para elegir al presidente de Colombia -periodo 2018-2022- cuando en realidad no se presentó sorpresa alguna, los resultados fueron los que se habían presagiado y divulgado ampliamente en medios de comunicación valiéndose de sus encuestas contratadas: Duque y Petro pasarían a la segunda vuelta. 

Así que los demás candidatos apostaron a medir su fuerza electoral como representantes de unos partidos políticos solo para mantener vigencia en el próximo cuatrienio. A nadie sorprende que el país rechazara a quienes han representado las practicas más oscuras y perversa de la política, como German Vargas lleras y Cesar Gaviria, cuya dirección corrosiva en el partido liberal le quitó toda opción a Humberto de la Calle.

Lo del candidato Fajardo es el resultado de un voto de opinión flotante que busca alternativas diferentes a las mayorías y que se ubica generalmente en el centro de los extremos, éstos electores en segunda vuelta, a fin de cuentas son votos que no pertenecen a un candidato en particular y no son fácilmente endosables, una gran mayoría preferirá a Duque. En este contexto, el resultado electoral esperado en la segunda vuelta, el 17 de junio del año en curso, es la elección de Iván Duque Márquez como Presidente de la Republica de Colombia, siendo Gustavo Petro el gran triunfador de la izquierda, así haya perdido las elecciones.

El triunfo de Duque quiero destacarlo desde el perfil de su personalidad y de su corta incursión en la política en el momento justo; Que para el caso de Gustavo Petro, mirando esos mismos componentes, fueron la causa de su derrota. Duque desde su aparición en el Senado de la Republica hace cuatro años, llega como una figura jovial y fresca, preparado intelectual y académicamente para marcar diferencias con la gran mayoría de parlamentarios cuyas únicas habilidades son la de ser electores profesionales, fue destacado en dos ocasiones como el mejor senador, lo cual evidencia que tenía el reconocimiento de sus compañeros y gozaba de la empatía parlamentaria.

Su carisma, serenidad y seriedad en los debates, no generó reacciones agresivas entre sus contradictores, ese rasgo de su personalidad lo convierte en un líder carismático, fresco, sereno, firme en el planteamiento y defensa de sus ideas. A lo largo de los tiempos hemos visto que personas como Duque dan un salto al futuro con garrocha cuando la sociedad se va quedando sin nuevos líderes, cuando el desgaste de sus dirigentes lleva a la decepción y a la desesperanza, sería imposible que surgieran espontáneamente si no tuvieran un equipo y un mentor; lo que le sucedió a Duque fueron las dos cosas, tuvo equipo y mentor, es allí donde tiene el reproche de sus contradictores, de no ser así no hubiera tenido la oportunidad Colombia de conocerlo; Pasa en todas las sociedades, el último de estos casos ocurrió en España con la llegada del diputado Pedro Sánchez en reemplazo de Rajoy.

El gran desafío que le espera a Iván Duque es el de sobreponer los intereses colectivos y de la sociedad colombiana por encima de cualquier interés partidista o Uribista, a eso le apuesta gran parte del pueblo colombiano.

En el caso de Petro, algunos de los bastiones de su derrota lo conforman: su egolatría, el carácter autoritario, autocrático, agresivo , beligerante y mesiánico que se le conoció como parlamentario y Alcalde de Bogotá , produciendo temor e incertidumbre entre una gran mayoría de colombianos, su presencia en la vida pública colombiana, desde guerrillero hasta Candidato presidencial, asumiendo posiciones políticas de un socialismo anacrónico y en desaparición, apoyando posturas dictatoriales de izquierda, que constituyen su carga más pesada, porque la historia nos ha enseñado que una dictadura ideológica y política de izquierda es tan siniestra y más peligrosa que una de derecha, basta recordar a Josep Stalin y a Adolfo Hitler. Hoy Petro está tratando de convencernos de que su propuesta no es socialista sino cimentadora del capitalismo, viraje que es muy reprochable entre sus seguidores de línea dura, lo que hace presagiar que su votación puede ser menor a la que obtuvo en la primera vuelta.

Duque y Petro, dos estilos de liderazgo completamente distintos, dos orillas ideológicas antípodas de generaciones diferentes y una concepción dinámica y orgánica de la administración pública, representan hoy las alternativas democráticas que el pueblo colombiano va elegir.


Suscríbete boletín

Style Selector

Layout Style

Predefined Colors

Background Image